lunes, octubre 23, 2017
Hojas Dominicales del Obispado de Terrassa
Inicio > Diócesis > Obispo > Cartas dominicales > Armonizar lo antiguo y lo nuevo (1)

Armonizar lo antiguo y lo nuevo (1)

ESCUDO EPISCOPAL SAIZ

El curso 2011-2012 iniciamos la primera Visita Pastoral a nuestra diócesis. En un sentido amplio, los obispos hacen continuamente visita pastoral, porque a largo del curso visitan las parroquias y comunidades de la diócesis por diferentes motivos: confirmaciones, fiestas mayores, charlas, inauguraciones, etc. Pero se trataba de la Visita Pastoral canónica, en sentido estricto, a la que se refieren tanto el Código de Derecho Canónico como el Directorio para el ministerio pastoral de los obispos, que recuerda la obligación que tienen de visitar su diócesis cada año, total o parcialmente, de modo que al menos cada cinco años visite la diócesis entera, personalmente o por medio de sus colaboradores que pueden realizar este servicio. Justamente del curso 2011-12 al 2015-16, con la colaboración de Mons. Salvador Cristau, Obispo Auxiliar, recorrimos toda la diócesis, visitando dos arciprestazgos cada curso. El curso pasado, 2016-2017, lo hemos dedicado a analizar y reflexionar sobre esta primera visita pastoral general para volver a realizarla, con todas las mejoras posibles a partir de la experiencia y de la reflexión de todos. Y en este nuevo curso iniciaremos la segunda Visita Pastoral, comenzando por los arciprestazgos de Terrassa y Granollers.

A la reflexión sobre esta experiencia de la vida pastoral de las parroquias y comunidades se ha sumado en este año la realización del Curso de Liderazgo Pastoral, impartido por un equipo de profesores de ESADE, en el que participaron 35 sacerdotes de la diócesis con gran aprovechamiento, y la lectura que hemos ido realizando de diferentes libros de pastoral. Por un lado los que proceden de experiencias de América del Norte, con una difusión creciente sobre todo entre los sacerdotes jóvenes, de autores como James Mallon, Michael White, Tom Corcoran, Rick Warren, y otros. Por otro lado, los procedentes del ámbito europeo, particularmente de Italia: Mons. Franco Giulio Brambilla, Andrea Brugnoli, Sergio Lanza, Giovanni Villata, Tiziana Ciampolini, etc. Eso sin olvidar un libro titulado “Parroquia Evangelizadora”, que recoge todo el material aportado en Congreso que llevaba el mismo nombre, celebrado en Madrid del 11 al 13 de noviembre de 1988, dentro del Plan de Acción Pastoral de la Conferencia Episcopal Española: Anunciar a Jesucristo en nuestro mundo con obras y palabras, en el que ya se abordó con amplitud y profundidad la urgencia de pasar de una parroquia de mantenimiento a una parroquia evangelizadora.

Reflexionando sobre estas cuestiones me vino al pensamiento la imagen con la que Jesús concluye el discurso de las parábolas que recoge el evangelista Mateo: el padre de familia que saca del arcón de casa lo antiguo y lo nuevo, según las necesidades de cada momento. El capítulo trece del Evangelio de san Mateo se compone de una colección de siete parábolas —la del sembrador, la cizaña, la mostaza, la levadura, el tesoro y la perla escondidos, y la red barredera—. Asimismo, contiene explicaciones de las parábolas del sembrador y de la cizaña, y textos intermedios instructivos. La colección tiene una conclusión que recapitula y presenta la perspectiva que el evangelista quiere dar a todo el capítulo:“«¿Habéis entendido todo esto?» Ellos le responden: «Sí.». Él les dijo: «Pues bien, un escriba que se ha hecho discípulo del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando de su tesoro lo nuevo y lo antiguo.»” (Mt 13, 51-52).

En próximas cartas dominicales continuaremos esta reflexión.

+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa