jueves, julio 19, 2018
Inicio > Diócesis > Obispo > Cartas dominicales > Las escuelas de la diócesis peregrinan a Roma (08/07/2018)

Las escuelas de la diócesis peregrinan a Roma (08/07/2018)

Escudo Episcopal de Obispo de Terrassa

A lo largo del curso escolar he participado en diferentes actos y celebraciones en nuestras escuelas. Cada curso escolar es un tiempo nuevo que se nos da para la formación y crecimiento como personas, como cristianos y como buenos ciudadanos. Un curso en el que trabajamos juntos alumnos, profesores, personal no docente, padres y madres de las escuelas diocesanas y parroquiales de Cerdanyola del Vallés, La Garriga, Sabadell, Terrassa y Rubí. A lo largo del curso en diversos momentos podemos encontrarnos juntos y trabajamos de manera coordenada en los encuentros de pastoral, deportivos o reuniones diversas y cada uno desde su centro educativo.

En este curso 2017-2018 los equipos de pastoral de las escuelas han trabajado a partir del lema “Caminemos con Jesús”, a través de la figura del apóstol san Pedro. Él es la piedra, la roca, el primero de los apóstoles. Su figura ha sido sugerente ya que, como podemos contemplar en los evangelios, deberá mejorar mucho su actitud, y sobretodo, crecer en firmeza y consistencia. Él mismo experimentará la debilidad, la negación y las dificultades, pero con la ayuda de Jesús y dejándose guiar por él las superará, haciendo finalmente de su vida una entrega desde el amor y el servicio a los demás.

La figura de san Pedro nos lleva también a pensar en la figura de nuestro amado papa Francisco. Su palabra nos es cercana y sus gestos son significativos ya que invita a vivir la misericordia para con todos, a trabajar por la paz y la reconciliación y a vivir la alegría de la fe. Ello nos anima a sentirnos miembros de la Iglesia y a llegar a ser seguidores de Jesús. Por todo ello, como conclusión de este curso escolar se ha organizado una peregrinación a Roma. De esta manera podremos visibilizar la unidad y la comunión con el sucesor de san Pedro. La visita a los sepulcros de los apóstoles san Pedro y san Pablo, la celebración de la Eucaristía, la fe allí profesada, expresarán la comunión con la Iglesia apostólica, el encuentro con las dos columnas de la Iglesia naciente que en Roma confesaron su fe y dieron la vida.

Hemos previsto hacer una visita a la Congregación para la Educación Católica. Será una ocasión privilegiada para compartir conocimientos y experiencias, y para recibir orientaciones desde la perspectiva de la Iglesia universal que nos ayuden a responder a los desafíos educativos. Las escuelas son ámbitos donde la transmisión de los conocimientos es el centro, su misión fundamental. Ello no obstante, el mismo conocimiento ha experimentado evoluciones importantes para nuestra pedagogía. La escuela cristiana ofrece una educación integral, que incluye la dimensión religiosa. El desafío consistirá en proponer a niños y jóvenes la belleza de la fe en Jesucristo y la libertad del creyente en una sociedad plural y multireligiosa.

La educación es ciertamente una obra de arte compartida. Necesita una gran colaboración entre los padres y todos los educadores para proponer una vida plena, feliz, que tenga sentido, solidaria, abierta a Dios, a los demás y al mundo. Dicha colaboración es imprescindible y urgente porque la educación es sobre todo una relación personal en el marco de una relación comunitaria. Por otra parte, la educación no es solo conocimiento, es también experiencia; integra el saber y el actuar, establece la unidad de los saberes y busca la coherencia. La educación comprende también el campo emocional y afectivo. Finalmente, recordemos también su dimensión ética: crecer como personas y como cristianos, prepararse para luchar en la transformación de la sociedad y del mundo, y servir también a la comunidad, poner al servicio de los demás los talentos que hemos recibido de Dios. ¡Santa peregrinación!


+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa